En la actualidad, una adecuada gestión en el mundo empresarial es un factor fundamental que puede suponer la clave del éxito de la compañía. Por ello, el hecho de tener un sistema informático que nos ayude a gestionar el negocio, podría proporcionar a la empresa una serie de ventajas como la reducción de costes asociados a los procesos y productos, la mejora de la imagen externa de la organización o la orientación a la satisfacción de los clientes, entre otras.

En términos generales, las compañías alrededor del mundo tienen, entre otros sistemas, un ERP y un CRM.

SAP es un ERP (Enterprise Resource Planning), productos que son muy buscados en la actualidad por las grandes empresas ya que permiten tener en una sola aplicación toda la operación que se realiza en la empresa, desde finanzas y manejo de materiales, hasta logística y manejo de proyectos, pasando por controlling.
SAP está diseñado de manera que pueda adaptarse a las necesidades específicas de cada compañía partiendo de una base sólida de características que la gran mayoría de empresas a nivel mundial utilizan. Dicha personalización se lleva a la realidad usando ABAP/4 que es el lenguaje de programación de SAP.

Salesforce por su parte, es un CRM (Customer Relationship Management) el cual, es un software para la gestión de las relaciones con el cliente. El principal objetivo del CRM es disponer en cualquier momento de toda la información sobre cualquier cliente, tanto para satisfacer sus necesidades, como para obtener estudios de mercado que permitan diseñar unas mejores estrategias comerciales.

Lo mejor de Salesforce es que no es necesario instalar ningún tipo de software ni hardware; por lo que rápidamente se puede comenzar a trabajar y ver resultados positivos en su negocio. Esto es debido a que toda la plataforma está en la nube (internet), lo que permite a sus clientes y usuarios acceder a él desde diversos sitios y/o dispositivos.

Cuando SAP y Salesforce están adecuadamente integrados, las compañías son capaces de eficientar y automatizar por completo sus procesos de negocio. Las empresas se benefician aún más de la integración de SAP y Salesforce de las siguientes maneras:

- Eliminación de la necesidad de tener una doble entrada de datos, ahorrando tiempo y dinero.

- Menor redundancia de información y errores causados por la entrada manual de datos.

- Mayor agilidad para actuar sobre información nueva de forma rápida ya que la información estará disponible en ambos sistemas en un menor tiempo.

- Tener un panorama completo en un mismo lugar.

- Convertir Oportunidades ganadas (Salesforce) en Invoices/Orders (SAP) y acelerar el proceso de surtido de dicha orden para tener clientes contentos.

- Convertir Orders (SAP) en Oportunidades ganadas (Salesforce).

- Hacer cotizaciones con los productos y precios correctos.

- Compartir información de nuevos clientes creados por equipo de ventas en Salesforce con los equipos financiero, performance management y otras funciones de negocio administradas en SAP.

- Compartir información de la plantilla de empleados.

- Importar información de invoices y pagos desde el departamento financiero (SAP) para poder dar visibilidad al equipo de ventas (Salesforce).

- Sincronización de catálogos maestros de productos entre SAP y Salesforce.

Publicado por DoIT Cloud Consultig

Everything Is Possible

Artículos relacionados:

<